domingo, 16 de marzo de 2014






Luchen por la felicidad
como lucharon por su pan los hombres mediocres,
y recuerden que el Amor es semilla y fruto del gozo.
Amen a los demás para poder ser amados,
y amense a ustedes mismos para poder amar a los demas.

No se aten mas que con la cadena de oro al cariño:
no son los parentescos los que unen a los hermanos cuya afinidad
solo es la sangre.

No teman crecer porque los años les regalaran nuevos horizontes.
No teman envejecer porque en cada horizonte
encontraran nueva sabiduria.

No teman la muerte... recuerden la gran orilla del rio
en la que todos seremos juzgados por el peso de nuestro corazón.

Amenhemet 1
"Discurso de Coronacion" 1966 A.C.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada